CAMPAÑA TERRESTRE
 

 
La Guerra con Chile 1879-1883
ANTECEDENTES DE LA GUERRA CON CHILE
LA GUERRA EN IMAGENES
CAMPAÑA TERRESTRE
CONSECUENCIAS DE LA GUERRA CON CHILE
Imagen
BOLOGNESI Y LA CAMPAÑA TERRESTRE
BOLOGNESI Y LA CAMPAÑA TERRESRTRE

Las campañas Terrestres comprenden:

1.-Campañas del sur.
2.-Campañas de Lima.
3.-Campañas de la Sierra.

1.- CAMPAÑAS DEL SUR.
Destruído nuestro poderío marítimo con la pérdida del glorioso monitor “Huáscar” y la inmolación del Almirante Grau, los chilenos procedieron a invadir el tan anhelado territorio del Perú.Debieron comenzar por Tarapacá donde hallábase concentrado el ejército aliado (peruano-boliviano).

BATALLA DE PISAGUA.

Efectivamente, un poderoso ejército de 10,000 hombres bien equipados, al mando del chileno Erasmo Escala bajo la protección de su escuadra, partió del puerto de Antofagasta. El día 2 de noviembre desembarcó en el puerto de Pisagua, cuya débil guarnición de 1000 hombres, bajo el mando del Coronel Isaac Recavarren, supo resistir el enemigo en una heroica lucha que , finalmente dio la victoria a los invasores. La artillería chilena bombardeó el puerto y provocó el incendio de los depósitos de salitre.








BATALLA DE SAN FRANCISCO.

El 19 de noviembre, en medio de la confusión y el desorden del ejército boliviano por las noticias recibidas sobre su jefe y presidente, tuvo lugar la batalla de San Francisco.
El ejército peruano-boliviano, comandado por el General Buendía , en su marcha hacia el norte, se encontró con el ejército chileno en los cerros de San Francisco. Sin orden para atacar, algunos jefes y tropas peruano-bolivianos iniciaron la batalla, escalando el cerro. Mientras tanto, las compañias de retaguardia, con sus descargas de fusiles, herían o mataban a sus propios compatriotas, sembrándose la confusión.
En esta acción destacó la actuación del coronel Ladislao Espinar .
Los chilenos pusieron en acción los poderosos y modernos cañones Krupp.

BATALLA DE TARAPACA.
Después del desastre de San Francisco el fatigado ejército peruano de 3000 hombres, que no contaba ni con artillería ni con caballería, movilizóse rumbo a Arica; y luego de penosa marcha por los desiertos acantonó entonces cerca de Tarapacá. En tanto que los chilenos ocuparon las alturas que dominan dicho pueblo.
Fue entonces cuando se libró la batalla de Tarapacá, el 27 de de noviembre de 1879, la misma que caracterizóse por lo encarnizado del encuentro, por la forma valerosa y arrojada cómo combatían los peruanos , quienes finalmente, consiguieron la victoria, después de cerca de nueve horas de sangrienta lucha. Entre las bajas chilenas se contaron: 576 muertos y 176 heridos, 100 prisioneros y 8 cañones capturados. Fatalmente dicho triunfo no pudo ser aprovechado por los peruanos, en razón de que carecían de caballería y ello impidióles perseguir y diezmar al enemigo.
En tales circunstancias el ejército peruano tuvo que abandonar Tarapacá y proseguir su marcha rumno a Arica. Los chilenos, de esta manera, quedaban dueños de Tarapacá, un rico departamento, objeto primordial de la guerra.
Entre los artífices de la victoria de Tarapacá figuran: el valeroso Coronel Don Andrés A. Cáceres, el Coronel Don Francisco Bolognesi y el Coronel Belisario Suárez.
Mientras tanto el Presidente Prado se trasladó del sur a la Capital y luego abandonó el Perú.
Se dirigió a Europa a activar se decía la compra de armamentos.

BATALLA DE ARICA.

Los chilenos avanzarón hacia Arica con 40,000 hombres, apoyados por el acorazado “Almirante Cochrane”.
Arica estaba a cargo de 17,000 hombres al mando del Coronel Francisco Bolognesi.
El día 5 de junio de 1880, el general Baquedano, supremo comandante del ejército chileno, envió al mayor Juan de la Cruz Salvo, como parlamentario, para solicitar a Bolognesi la rendición de la plaza y ofrecerle, una honrosa capitulación, contestando “TENGO DEBERES SAGRADOS Y LOS CUMPLIRE HASTA QUEMAR EL ULTIMO CARTUCHO”.
El 7 de junio de 1880, los chilenos asaltaron Arica, realizándose las más importantes acciones militares en el Morro. Allí murieron combatiendo con singular valor, el comandante de la plaza Coronel Bolognesi, así como Moore, Blondet Inclán y otros bravos compatriotas nuestros.
El intrépido Coronel Don Alfonso Ugarte, para impedir que la bandera de la patria cayése en manos del enemigo, se arrojó al mar desde la cima del Morro, encontrando la muerte envuelto en nuestro sagrado emblema.
Entre los sobrevivientes de esta acción memorable, destácase el caballeroso y heroico Coronel argentino Don Roque Sáenz Peña, quien llevado de su gran amaor al Perú, luchó en defensa de nuestra patria. El Sr. Sáenz Peña llegó a ser , años después , Presidente de Argentina.
   
 
LA CAMPAÑA DE LIMA
Ante la derrota en el sur, Nicolás de Piérola organizó milicias urbanas para enfrentar al enemigo estableciendo dos líneas defensivas. La primera fue derrotada en la Batalla de San Juan el 13 de enero, y precipitó la ocupación y destruccción de Chorrillos.Pese a la firma de un armisticio, el General chileno Baquedano atacó también la segunda línea el 15 de enero, en la Batalla de Miraflores. La victoria para Chile fue definitiva y se produjó la ocupación de Lima.
   
 
CAMPAÑA DE LA SIERRA O DE LA BREÑA
La ocupación de Lima desplazó la lucha al interior. Ni el ejército peruano ni la población civil estaban dispuestas a rendirse y convirtieron a la sierra en el escenario donde se decidiria la suerte del país.
     
   
ESTRATEGIAS DE LA RESISTENCIA EN LA SIERRA
Los Andes centrales fueron una ventaja para los peruanos, que controlaron desde allí los accesos a la capital y la llegada de provisiones. El abrupto paisaje le ofreció múltiples escondites y permitió controlar el ascenso a los pueblos. La valiente participación de la población fue decisiva.
     
   
PRINCIPALES BATALLAS DE LA CAMPAÑA DE LA SIERRA
El General Andrés A. Cáceres organizó la resistencia con mucha pericia y escasos recursos. Durante más de dos años se enfrentó a los chilenos que enviaron varias expediciones a la sierra. Tras el enfrentamiento en Huamachuco (10 de julio de 1883) tuvo que abandonar la lucha por falta de pertrechos.
     
   
RESISTENCIA EN EL NORTE DEL PERÚ
Al mando del General Miguel Iglesias, el ejército de la sierra norte ganó la Batalla de San Pablo en junio de 1882. Sin embargo, el propio General se dispuso a firmar la Paz con Chile,convencido de la difícil situación del país. Esto originó un conflicto con Cáceres, que termino con el Tratado de Ancón en 1883 y la pérdida de Tarapacá a favor de los chilenos.
     
   
.
.